jueves, 16 de julio de 2009

Que el Trabajo no te robe la Vida




"Aprende a delegar cuando sea necesario y prepárate a trabajaren equipo,así lograrás contribuir
con el éxito del proyecto o de las metas que se hayan planteado"

El trabajo se ha convertido para muchas personas en una especie
de fuente de frustración, estrés
y hasta de esclavitud, cuando demanda gran parte de las horas que tiene un día y se roba el
tiempo que debemos dedicar
a las otras áreas de nuestra vida.

La clave para obtener una vida plena y alcanzar el éxito personal consiste
en lograr un equilibrio entre el tiempo que dedicamos al trabajo y el que
dedicamos a la familia, al disfrute de la vida y a nuestro enriquecimiento personal.

La competencia, el consumismo y el miedo al futuro o a perder el empleo hacen
que sea difícil hacer los cambios necesarios para conseguir el balance ideal.

Piensa que, en muchos casos, eres tú quien le consagra todo el tiempo al trabajo, dejando en los últimos lugares tu salud y bienestar emocional. Puede ser que al principio dispongas de toda la energía y la motivación necesarias para invertirle
todo tu esfuerzo al trabajo, pero con el tiempo esta rutina y la insatisfacción comenzarán a llenarte de estrés y tensión, al sentirte incapaz de establecer los límites necesarios para mantener un equilibrio entre el trabajo y las demás actividades.

Por eso es conveniente aprender, primero, a separar el trabajo de la vida personal, pues sólo así podremos establecer ciertas reglas que nos lleven a tener una vida
más satisfactoria. Comienza por establecer las cinco cosas más importantes que tienes que hacer en el día, y no comiences con la siguiente mientras no hayas terminado con la que te ocupa. Tratar de hacer varias cosas a la vez puede resultar agotador e ineficiente, por ejemplo, llevarse el trabajo a casa diariamente, inclusive durante el fin de semana.

Vale la pena aprender a ser más eficientes en el trabajo, podemos implementar algunos cambios en nuestra actitud y comportamiento para lograrlo. Ten presente que aquellas personas que hacen el mínimo esfuerzo, actuando con mediocridad, nunca alcanzan sus metas ni logran ascender en la empresa. Procura terminar el trabajo que tienes pendiente en la oficina, para que al final de la jornada puedas ir a casa y disfrutar de un merecido descanso sin preocupaciones. Deja la apatía, anímate a expresar siempre tu opinión y a ser más participativo en las reuniones de trabajo; al hacerlo lograrás que te tomen en cuenta, que puedas aportar a la solución o al desarrollo de algún proyecto y que puedan mejorar las condiciones laborales. Construye una imagen positiva de ti mismo y refuerza tu confianza en la capacidad, el conocimiento y la experiencia que tienes para realizar tu trabajo. Mantén siempre una actitud positiva; los que se pasan la vida quejándose o lamentándose del trabajo que realizan son los que fracasan o se estancan en sus posibilidades. Una actitud entusiasta, optimista y positiva te ayudará a ser más efectivo y capaz de hacer tu trabajo con facilidad y excelencia. Además, te será más fácil mantener buenas relaciones con tus compañeros de oficina. Aprende a delegar cuando sea necesario y prepárate para trabajar en equipo, así lograrás contribuir con el éxito del proyecto o de las metas que se hayan planteado. Recuerda que tienes derecho a revisar y ajustar tus prioridades a fin de invertir más tiempo en aquellas que te hagan sentir más satisfecho y realizado personalmente. ¡El trabajo puede convertirse en una grata experiencia!

DIEZ CLAVES
para simplificar
tus labores

"Una persona que se sienta
segura de tomar decisiones
llegará lejos en su vida
profesional. Practica tomar
decisiones en asuntos
de poca importancia
y ve ganando confianza
para tomar decisiones mayores"




EVITA LLEVARTE EL TRABAJO A TU CASA
Acostúmbrate a realizarlo en horas de oficina, evita entretenerte
para luego tener tareas pendientes que se acumulan generándote
un profundo estrés. No postergues, y ocúpate de hacer lo
necesario en el momento presente para no sentirte abrumado
y malhumorado.


TÓMATE UN DESCANSO
Es posible que seas de los que piensan que forzarse y exigirse más hará que sean más eficientes. Pero lo cierto es que si te tomas unos minutos de descanso y despejas la mente, aumentará tu productividad. Cuando te sientas tenso y agobiado, levántate, tómate un café, haz una llamadita telefónica… así, cuando regreses al trabajo verás todo mejor.


APRENDE A DECIR NO
Para que no acumules ira y resentimiento, aprende a expresar lo que piensas y sientes. Hazlo con un lenguaje claro y objetivo.


RESPETA TU VIDA PERSONAL
Haz una lista de todas las cosas que quieres hacer y ordénalas por prioridad. No olvides incluir el tiempo para cumplir con tus compromisos personales o familiares. Son indispensables.


PONTE PLAZOS RAZONABLES
Es importante fijar las fechas de entrega con la mente clara; es decir, con objetividad. Hazlo tomando en cuenta el tiempo y el esfuerzo que deberá hacerse, además de la participación de las personas involucradas en el resultado final. No te comprometas sin tomar en cuenta todos estos factores. Conoce tus capacidades y limitaciones.

ORGANÍZATE DE UNA MEJOR MANERA
¿Cuántas veces te acuestas cansado y frustrado por no haber terminado un trabajo a pesar de que todo el día estuviste ocupado? Organízate el día antes, planifica tus tareas tomando en cuenta la importancia y la urgencia de cada una de ellas. Afronta tus obligaciones pendientes por orden de prioridad, para que puedas cumplir con lo más importante primero.

TOMA DECISIONES
Una persona que se sienta segura de tomar decisiones llegará lejos en su vida profesional. Practica tomar decisiones en asuntos de poca importancia y ve ganando confianza para tomar decisiones mayores. ¡Atrévete a decidir!

MANTENTE ENFOCADO
Recuerda que sólo la persona que se concentra y permanentemente piensa en cómo alcanzar sus objetivos logra el éxito. Concéntrate en una sola cosa a la vez y pregúntate cada día: "¿Qué puedo hacer hoy para estar más cerca de conseguir mi meta?".

PROCURA VIVIR CERCA DEL TRABAJO
Lo mejor es evitarse el estrés que significa morar lejos del lugar donde se labora. Si no puedes evitarlo, aprovecha el tiempo que inviertes en desplazarte a la oficina para organizar tu día, compartir con las personas que te acompañan o para escuchar un CD que te alegre la vida.

TRABAJA EN ALGO QUE TE GUSTE
No hay mejor oportunidad para crecer, compartir con otros y obtener satisfacción que amar lo que haces. Cuando te sientes a gusto con tu trabajo, lo realizas con responsabilidad, energía y placer.

1 comentario:

Carolus dijo...

No deberías leer este e-libro... Entra, mira y ya dirás qué te parece.

http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

En un grupo de personas, se luchará por el poder, alguien lo conseguirá y a su sombra crecerán los cortesanos que conspirarán para quitárselo o para agarrarse a una porción de poder dentro de su Corte. Te guste o no, ya eres un cortesano y es mejor que domines las reglas. Despierta, otros ya te llevan ventaja. Es hora de medrar.

Mas sobre personajes e ideas similares, estrategias, trucos psicológicos y seducción en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Búsqueda personalizada